Twitter confirma que Donald Trump está baneado para siempre

Donald Trump, que hasta ahora ha sido el presidente estadounidense que más ha usado Twitter, terminó siendo expulsado de por vida de la plataforma. La noticia se conoció ayer durante una entrevista con el medio estadounidense CNBC por Ned Segal, director financiero de Twitter. Dijo durante el intercambio que: cuando un usuario, sea cual sea su naturaleza o título, es eliminado de la plataforma, permanecerá así para siempre. Confirma así que Donald Trump, que fue eliminado de Twitter el 8 de enero, seguirá siéndolo de por vida, incluso si fuera reelegido presidente de Estados Unidos en 2024.

Donald Trump y Twitter: los vínculos se rompen para siempre

El director financiero de Twitter, Ned Segal, ha confirmado que la exclusión de Donald Trump de la plataforma es permanente, incluso si el expresidente decide postularse nuevamente para un cargo público. En una entrevista con Becky Quick de “Squawk Box” de CNBC el miércoles, Segal dijo que nadie que “incite a la violencia” en Twitter no podrá regresar. Continuó diciendo que Trump “fue destituido cuando era presidente, y no habría ninguna diferencia para cualquiera que sea un funcionario público una vez que haya sido destituido del servicio”.

“La forma en que funcionan nuestras políticas, cuando te quitan de la plataforma, te quitan de la plataforma”, dijo Segal. “Ya seas comentarista, director financiero o ex o actual servidor público, recuerda que nuestras políticas están diseñadas para asegurar que las personas no inciten a la violencia, y si alguien lo hace, tenemos que sacarlo de servicio y nuestras políticas no permiten que las personas volver “. La noticia se conoció mientras se desarrolla el juicio político de Trump en el Senado, acusado de instigar una insurgencia.

Lee también: Joe Biden quiere adoptar una nueva estrategia “firme” frente a China

Lo habría hecho en particular a través de sus incendiarias exhortaciones durante un mitin en Washington justo antes del asalto al Capitolio de los Estados Unidos por una turba el 6 de enero. Twitter también prohibió una serie de cuentas asociadas con la conspiración “QAnon” después de los disturbios en el Capitolio, luego de que muchos partidarios de la conspiración fueran vistos como elementos clave del ataque. Combinado con un aumento temporal de plataformas fáciles de usar de derecha como Speak, muchos observadores pensaron que la destitución de Trump conduciría a un éxodo de usuarios de Twitter.

Sin embargo, Segal rechazó esta teoría durante la entrevista. “Agregamos 40 millones de personas a nuestro DAU (número de usuarios activos diarios) el año pasado y 5 millones el trimestre pasado”, dijo Segal. En enero, agregamos más usuarios que el promedio de los últimos cuatro meses de enero, y esperamos que eso le dé a la gente una idea del impulso que hemos obtenido del arduo trabajo que hemos realizado en el servicio ”, agregó. . Al igual que Twitter, varias plataformas de redes sociales ahora han prohibido al expresidente Donald Trump.

Trump-Twitter-Baneado

Resulta que al menos 350 empleados de la compañía firmaron una carta al director ejecutivo Jack Dorsey pidiéndole que prohibiera permanentemente a Trump en Twitter. La compañía primero eliminó el contenido ofensivo antes de bloquear completamente su cuenta. La cuenta de seguridad oficial de Twitter confirmó la noticia al tuitear: “Después de observar de cerca los tweets recientes de la cuenta @realDonaldTrump y los antecedentes que los rodean, hemos suspendido permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia”.

Al igual que Twitter, Snapchat también ha prohibido a Trump de forma permanente, mientras que Facebook ha suspendido a Trump hasta que su junta supervisora ​​independiente, una especie de corte suprema de Facebook, tome una decisión final.

Trump ha hecho de Twitter su herramienta de comunicación política preferida

Durante su tiempo en la Casa Blanca, Donald Trump usó Twitter para comunicarse con más frecuencia que su predecesor Barack Obama. Entre tweets agresivos, comedia y decisiones políticas, el presidente se había acostumbrado a anunciar todo en su página de Twitter. E incluso si algunos de sus mensajes a veces no estaban completamente en línea con las políticas de la plataforma, el presidente gozaba de cierta inmunidad para hablar libremente. De hecho, durante su presidencia, Trump fue un tweeter notoriamente provocador.

Trump coqueteó con prohibiciones y suspensiones en varias ocasiones hasta su efectiva remoción de la plataforma. Por ejemplo, en mayo de 2020, Twitter retuvo uno de los tweets de Trump porque violó una de sus reglas de larga data que prohíben la glorificación de la violencia. Luego de las protestas masivas en Estados Unidos tras el asesinato de George Floyd, el presidente amenazó con “enviar a la Guardia Nacional” y agregó una advertencia de que “cuando comience el saqueo, comenzará el tiroteo”.

Para una cuenta normal, esto resultaría en una suspensión, pero Twitter hizo una excepción. Una de las justificaciones de Twitter para mantener el tuit de Trump y ocultarlo, en lugar de suspenderlo por completo, fue que el presidente de Estados Unidos era una persona “digna de noticias”, a la que hacen excepciones. Una “persona digna” se considera un funcionario electo con más de 250.000 partidarios. Pero el gigante de las redes sociales dijo en ese momento que después de que Trump se fuera en enero, perdería esa distinción.

Trump redefinió la política usando Twitter para eludir los canales oficiales y los medios tradicionales. Así, tras las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 2020, Trump también utilizó los medios de comunicación para impugnar los resultados. Desde la proclamación de los resultados hasta su salida de la Casa Blanca, Trump nunca ha reconocido su derrota en las elecciones presidenciales de noviembre pasado. Dijo extensamente que el voto había sido robado e invitó a sus seguidores a través de Twitter a protestar por la presunta manipulación que sufrieron.

El desafío de Donald Trump y sus partidarios llevó al motín del Capitolio del 6 de enero de 2021, y aunque aún no se ha demostrado la participación directa del expresidente, Twitter consideró que estos mensajes eran bastante incitantes. Para empujar a sus partidarios a asaltar el Capitolio. Como resultado, Trump fue retirado de la plataforma el 8 de enero de 2021. El día anterior, Facebook había hecho lo mismo. Funcionarios de Twitter dictaminaron que las publicaciones de Trump durante los disturbios en el Capitolio del 6 de enero incitaron a la violencia, en violación de los términos de servicio de la plataforma.

En el período previo a la prohibición, la red social había enmascarado rutinariamente tweets engañosos y agresivos de Trump que violaban su política con una etiqueta de advertencia que incluía un enlace a más información o contexto. Los comentarios de Segal se producen mientras el Congreso trabaja en un histórico segundo juicio político contra Trump, el único presidente de Estados Unidos que ha sido acusado dos veces. Si el Senado lo declara culpable (lo que está lejos de ser seguro), la Cámara también puede votar para prohibirle que ocupe un cargo público en el futuro.

Trump fue pionero en la idea de postularse para presidente en 2024. Por separado, a pesar del lamento del expresidente, Twitter registró sólidas ganancias este trimestre. El miércoles, Markets Insider informó que las acciones de la empresa de tecnología subieron un 9%. La cantidad de usuarios de Twitter aumentó a 192 millones, pero Markets Insider informó que las elecciones presidenciales de 2020 causaron un “golpe pequeño pero mensurable” al crecimiento en la cantidad de usuarios, lo que resultó en que la cantidad de usuarios activos diarios no alcanzara las proyecciones de los analistas.

Impeachment a Donald Trump: absolución a la vista a partir de este fin de semana, con una elección principalmente política

En un juicio penal, cada miembro del jurado responde a una pregunta compleja pero básica en última instancia: ¿creo más allá de toda duda razonable que el sospechoso es culpable? Pero Donald Trump no ha sido procesado, y no se enfrenta a la justicia estadounidense, sino a 100 senadores al mismo tiempo, juez, jurado y partidos. Acusado en la Cámara de Representantes por “incitar a la insurgencia” en el ataque al Capitolio, el ex presidente de Estados Unidos sigue siendo muy popular dentro del electorado republicano. Ante el riesgo de afrontar una difícil reelección, los senadores conservadores deberían, por tanto, votar lógicamente a favor de su absolución, con un veredicto previsto para el sábado o el domingo.

Lanzamiento final de los demócratas

El jueves, los fiscales demócratas terminaron su presentación. Después de los impactantes vídeos del asalto al Capitolio revelados el día anterior, intentaron convencer a los senadores de que Donald Trump era “el principal instigador” de una “insurgencia peligrosa”, en particular examinando su conducta antes, durante y después del 6 de enero. Hemos visto a los alborotadores acusados ​​de asegurarse de que habían sido “invitados” por el presidente o de haber “respondido a su llamado”. “Si vuelve al poder y comienza de nuevo, solo podemos culparnos a nosotros mismos”. Debe ser condenado y descalificado (inhabilitado) ”insistió el fiscal jefe demócrata, Jamie Raskin.

Veredicto probablemente el sábado

Sobre el papel, los abogados del ex inquilino de la Casa Blanca tienen la misma duración, 16 horas en dos días, para sus alegatos. Pero uno de los asesores, David Schoen, confirmó el jueves que se espera que el caso esté terminado el viernes en “tres o cuatro horas”.

Por su parte, la fiscal demócrata Madeline Dean dijo que llamar a testigos era innecesario porque “los estadounidenses y los senadores han presenciado” el ataque del 6 de enero. De repente, los funcionarios electos deberían poder pasar a una breve sesión de preguntas y respuestas el sábado por la mañana y luego, después de una declaración final, votar por la noche o el domingo a más tardar.

Asalto-Capitolio
Asaltantes al Capitolio de los Estados Unidos

Las líneas no parecen haberse movido

Para los demócratas, la ecuación sigue siendo la misma: necesitan el refuerzo de 17 republicanos para alcanzar una mayoría de dos tercios (67 senadores de 100) para destituir a Donald Trump y abrir la puerta a una segunda votación para hacerlo inelegible.

El problema para los fiscales es que solo seis republicanos votaron el martes para confirmar que el juicio era constitucional. Incluso si los seis votaran para condenar a Donald Trump, lo que está lejos de estar garantizado, tendrían que encontrarse 11 funcionarios electos adicionales. Y varios moderados como Roy Blunt o Rob Portman han sugerido que incluso si encontraron “efectiva” la presentación de los fiscales, no habían cambiado de opinión sobre el fondo. Lo mismo ocurre con Marco Rubio.

El jueves, durante un descanso, vimos una discusión entre varios rebeldes, Mitt Romney y Lisa Murkowski, y cuatro republicanos que votaron en contra de la realización del juicio, pero que tuvieron duras palabras contra Donald Trump: su jefe en el Senado Mitch McConnell, el influyente John Thune, así como Jerry Moran y Richard Burr, dos senadores que en ocasiones se han distanciado del ex presidente de Estados Unidos. Según Bloomberg, McConnell aseguró en privado a sus familiares el miércoles que aún no había tomado una decisión. Incluso con algunos refuerzos muy inciertos, el margen de seguridad de Donald Trump parece insuperable.

Deja una respuesta

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: